8 Diferencias Entre Un Empresario Latino Y Uno Americano

Siempre me he preguntado ¿porque en Estados Unidos los negocios crecen de tal manera que en tan pocos años alcanzan a ser tan grandes y en cambio en Latinoamérica ese crecimiento se demora más en darse?.

Pareciese que en Estados Unidos fuera más fácil incursionar en el tema del emprendimiento y a su vez fuese tan complicado en otros países Latinoamericanos.

Después de consultar diferentes fuentes y hablar con muchas personas, pude llegar a la conclusión personal de que tenemos exactamente las mismas oportunidades de negocios o incluso más aún que en Estados Unidos. Lo único que cambia, es la mentalidad empresarial y la educación financiera. Y bueno, también cambian los beneficios fiscales en cada país sobre cada rubro.

Para no ir muy lejos, miremos algo tan importante como lo es la educación y eso es lo que marca la brecha tan grande que existe.

En América Latina, un porcentaje muy alto de personas van a una universidad porque saben que de esa forma pueden conseguir un buen trabajo con alta remuneración.

En Estados Unidos, un porcentaje van a una universidad porque de esa manera podrán manejar mejor su futura empresa.

Esto ya marca una gran diferencia entre América Latina y Estados Unidos ya que en Latinoamérica se asiste a una universidad para aprender a ser mano de obra calificada y en Estados Unidos se asiste para crear empresarios.

 

PUNTOS QUE MARCAN LA DIFERENCIA

Ahora analicemos otros puntos que marcan diferencia en la mentalidad. Son puntos pequeños, pero marcan grandes diferencias:

 

1. Empresario Latino: Cuanto más dinero gasta y más personas contrata, es más respetado y más conocido.

Empresario Americano: Cuantas menos personas contrata y más dinero gana, más le adorarán sus futuros inversores.

2. E.L: Espera tener todo a la perfección para empezar, invierte su propio capital.

E.A: No espera el momento perfecto para empezar. Suele comenzar su negocio con dinero prestado a familiares o amigos y expande su negocio con dinero de inversionistas privados.

3. E.L: Compran lujos para aparentar riqueza, demostrar que su negocio va marchando bien así este no genere generosas utilidades. Contraen deudas malas.

E.A: Compran lujos únicamente con los beneficios que obtienen de sus activos. Invierten en lujo una vez que son ricos.

4. E.L: No le agrada la idea de pagar dinero en forma de comisiones a un comercial.
Ve como un gasto innecesario una buena publicidad para su empresa. Lo         considera como un gasto.

E.A: Está deseando que el comercial se haga rico ya que esto es señal de que ha hecho bien y su trabajo y por ende hace cada vez más rica a la empresa. Saben que la publicidad si es beneficiosa para su empresa y por eso contratan la publicidad que necesitan.

5. E.L: Inicia su negocio, lo eleva, aumenta sus ventas y permanece en él hasta que el negocio se hunde o es una lucha constante por su permanencia.

E.A: Monta su negocio, lo eleva, aumenta sus ventas y lo vende en pleno desarrollo, con los beneficios invierte en otros negocios pequeños y adquiere algunos, elevándolos hasta vender algunos y continuar con otros, repitiendo así la misma operación.

6. E.L: Tiene su negocio como algo emocional, sentimental y/o espiritual. Es fruto de su esfuerzo, un hijo más el cual tiene que alimentar, desarrollar y mantener. Venderlo o fusionarlo sería como compartir parte de su vida

E.A: Tiene su negocio por lo que es, un negocio. Una fábrica de dinero el cual hay que sacarle beneficio, si hay mayor beneficio vendiéndolo o fusionándolo con otra empresa, no dudará a la hora de hacerlo.

7. E.L: Delegan los cargos de responsabilidad a personas de confianza. (Igual que en los gobiernos de turno

E.A: Delegan los cargos de responsabilidad a profesionales cualificados para el cargo, depositan la confianza en la profesionalidad e invierten más en profesionales.

8. E.L: Se especializa en su sector e invierte el 100% de su capital en ese mismo sector para su mayor explotación.

E.A: Se especializa en su sector y contrata gente especializada en otros sectores para diversificar sus inversiones. Así, si un sector cae, continúa en los otros sectores.

En Resumen

El empresario latinoamericano crea una pizza, monta su negocio, trabaja en él hasta que ahorra para montar un segundo establecimiento. Trabaja duro durante mínimo 12 horas diarias para que, a final de mes, una vez restados gastos de préstamos, hipotecas, personal, seguros, etc… le quede una cantidad neta no tan atractiva y muchas veces los ingresos solo alcanzan para cubrir gastos operativos.

El empresario estadounidense crea la misma pizza, no tan buena como la del empresario latinoamericano y que para mi punto de vista tiene mucho que mejorar, pero que en poco tiempo este crea un Imperio llamado Papa John´s.

 

Antes de terminar quiero dejar muy claro que no todos los empresarios latinoamericanos tengan poca o nula educación financiera y/o mentalidad empresarial, pero lo que es claro es que muchas personas en todo el mundo no la tienen y lamentablemente sus negocios no duran mucho en el mercado y muchos de estos emprendedores lo pierden todo por no asesorarse muy bien a la hora de iniciar un negocio o comprar un negocio ya en marcha.

Entonces querido lector ¿Sigues pensando que en los negocios influye la suerte o crees que es cuestión de mentalidad?

Déjanos un Comentario

Start typing and press Enter to search